DSCN5054 "Al poeta se le muri? su amigo Jos? de Ciria,un poeta" - El Blog de "Dutton" Radiation
Viernes, 07 de agosto de 2009
Lorca

En 1924 al poeta granadino Federico García Lorca se le murió en Madrid un amigo, un poeta, el santanderino José de Ciria y Escalante. El poeta inédito y difunto no había nacido mucho tiempo antes, en 1903, y cuando en poco menos de una semana el tifus se lo llevó de este mundo, Ciria era sólo un estudiante de Letras en la capital de España; un estudiante que se alojaba en el elegante Hotel Palace y dirigía un revista de poesía, Reflector, cuya vida fue casi tan efímera como la de su impulsor: un único número.

A la muerte del amigo del norte, Federico quería darle poco crédito, y le decía a quien quisiera escucharlo que no le cabía la menor duda de que Ciria no había muerto. Sin embargo, la tozudez in able y siempre premonitoria de la muerte acabó imponiéndosele al granadino, y al tiempo decidió dedicarle al poeta amigo e inédito un poema como recuerdo y homenaje. Un poema que, con el paso de los días, no terminaba de brotar concluso de la abundante fuente poética lorquiana, hasta que durante una visita a una oscura y fresca alameda madrileña, el fantasma de Ciria se le apareció en forma de lágrimas propias.


undefined

Federico García Lorca


Después de más de una semana de escritura y reescritura surgió el soneto a José de Ciria. Un soneto que es a la vez oración y epitafio. Un poema en el que Lorca escucha en la ausencia del amigo las voces del tiempo (reloj) y la naturaleza (el viento); en el que le pide que regrese en forma de luna, de luz de la oscuridad y latido de nada, de muerte, de la cara inversa de todo. En sus versos Lorca exhorta a un Ciria verde y frío al olvido, a que no tenga memoria desde su alcanzada altura y sonría, Giocondo y amigo, al mundo vano.

En la muerte de José de Ciria y Escalante

¿Quién dirá que te vio, y en qué momento?/ ¡Qué dolor de penumbra iluminada!/ Dos voces suenan: el reloj y el viento,/ mientras flota sin ti la madrugada.// Un delirio de nardo ceniciento/ invade tu cabeza delicada./ ¡Hombre! ¡Pasión! ¡Dolor de luz! Memento/ Vuelve hecho luna y corazón de nada.// Vuelve hecho luna: con mi propia mano/ lanzaré tu manzana sobre el río/ turbio de rojos peces de verano.// Y tú arriba, en lo alto, verde y frío,/ ¡olvídate! Y olvida el mundo vano,/ delicado Giocondo, amigo mío.


Tags: josé de ciria, lorca, amigos, poetas

Publicado por jm-medina @ 17:07  | Poes?a
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 26 de octubre de 2009 | 13:28
Este art?culo es m?o, y ni siquiera citas la fuente de donde lo has copiado.
Deber?as hacerlo, aunque s?lo fuera por honradez intelectual.
Juan Antonio Gonz?lez Fuentes
Publicado por jm-medina
Viernes, 30 de octubre de 2009 | 23:30
Juan Antonio Gonz?lez Fuentes
Hola
Tiene raz?n,soy un discapacitado ps?quico y f?sico...ya sabe en la silla durante muchas horas,intento hacer las cosas como es debido...este es mi trabajo,y se que en la red todo el internauta copia y pega lo que m?s le interesa,a veces me aprovecho y se aprovechan tambi?n de m?...

Lo siento


Saludos