Domingo, 14 de junio de 2009
Hasta ahora los estudios existentes se han basado casi exclusivamente en la influencia de la psicopatología materna en el desarrollo psicosocial de sus hijos. Ahora un nuevo trabajo analiza cómo les influyen las enfermedades mentales paternas y constata qué trastornos son los que más pueden influir en los hijos, los mecanismos por los que pueden 'transmitir' la patología al menor, y también, los factores que les protegen de este tipo de herencia.

Paul Ramchandani y Lamprini Psychogiom, ambos del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oxford (Reino Unido), son los autores y señalan: "hemos tenido en cuenta la depresión, la ansiedad, el abuso de alcohol y otras sustancias, la enfermedad bipolar y la esquizofrenia. Son las más frecuentes y las más graves en el sexo masculino, principalmente entre los 18 años y los 35".

Por ejemplo, la depresión afecta a entre un 3% y un 6% de los varones, la mitad que las mujeres con este problema. Por esto, se ha relacionado la depresión postnatal materna con un aumento de las probabilidades de que los hijos tengan problemas a nivel emocional y de comportamiento, además de un retraso en el desarrollo cognitivo en la infancia y de un aumento del riesgo de depresión y de ansiedad en la adolescencia. Sin embargo, este tipo de patología tiene efectos similares cuando el afectado es el padre, salvo en el caso de las dificultades emocionales que, al parecer son mayores cuando son ellas las que tienen el problema.

En cuanto a los problemas de abuso de alcohol y de sustancias, estos tienen gran importancia en el sexo masculino. Primero porque el uso de bebidas etílicas es mayor en este sector de la población. De hecho, afecta a entre un 4% y un 14% de los varones, mientras que el abuso de sustancias tóxicas se sitúa entre el 1% y el 5%. "El alcoholismo paterno se ha estudiado mucho más que el materno. Los datos indican que eleva el riesgo de trastornos del ánimo en los hijos, fracaso escolar, baja autoestima y dificultad en las relaciones", rezan los investigadores.

Otras patologías que elevan el riesgo de que el menor también enferme son el trastorno bipolar que aumenta en 10 veces más las posibilidades de padecer este mismo trastorno y en tres o cuatro veces las que tienen de desarrollar cualquier otra patología mental.

Pese a todas estas cifras y afirmaciones, hay que hacer un llamamiento a la tranquilidad. Primero porque como especifican los propios autores, "es la combinación de los factores genéticos con los ambientales, los que pueden favorecer el desarrollo de las enfermedades mentales".

Ellos mismos han constatado que el hecho de que el progenitor paterno no tenga una terapia adecuada, sufra problemas socioeconómicos, haya perdido su empleo, mantenga conflictos con su pareja 'disparan' el riesgo de psicopatología en los hijos. Influye asimismo el nivel educativo del varón, dado que aquéllos con mayores niveles formativos suelen buscar 'fórmulas' para prevenir la enfermedad en sus hijos.

Tags: influencia, psicopatología, materna, paterna, trastornos, hijos, herencia

Publicado por jm-medina @ 1:26  | Psiquiatr?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios